Lucas Varela + Mariano Vior. Dibujos y pinturas (El Serpa, mayo 2011)

El sábado 21 de mayo fue significativo para mí. Ganó Lanús, sí, 3 a 0 ante Tigre y de visitante. Pero no es eso a lo que me refiero. Más bien, estoy hablando de mi pecaminosa caída en el vicio de la gula, de la contemplación desenfrenada de secuencias de arte en espacios y dimensiones distintos pero conciliables.

Por la tarde, con mis amigas Liliana y Ana Laura nos concentramos frente a la pantalla de un televisor para observar esa magnánima obra del director de cine japonés Yukihiko Tsutsumi titulada 20th Century Boys. La historia de Kenji Endo, el joven que con su guitarra y su voz estaba destinado a liberar al mundo de los falsos salvadores y sus regímenes de control social basados en la religión de masas.

Esta impecable adaptación del manga de Naoki Urasawa, con música de T-Rex, Dylan y el propio Kenji Endo explorando lo más primitivo del rock, demuestra, por un lado, aquello que aún se puede hacer desde el arte en los tiempos que suceden a la era de la reproductibilidad técnica de que hablaba Walter Benjamin. Y por el otro, todas las sanas y enriquecedoras interconexiones que pueden practicarse entre las distintas formas y dimensiones del arte: la música, el arte plástico, el cómic, el cine, la interpretación actoral, la literatura.

El misterio de la articulación entre esta jornada del día y la visita nocturna al Serpa deberá ser develado por quien lee estas líneas.

Dentro del Serpa. Foto tomada la noche de la inauguración*

A las 20:30, luego de un conversado viaje en bondi, llegamos a la intersección entre Corrientes y Julián Álvarez. Es raro. Allí suelen brotar del asfalto compadritos de otros tiempos y jóvenes muchachas de pantalones ajustados que invariablemente caminan en dirección al Serpa. Algunas de ellas entran y otras siguen caminando, hablando por lo bajo en lenguas extrañas.

Entramos al espacio de arte, atravesamos el pasillo y esta vez nos recibió en la sala principal el fotógrafo del grupo Persistencia, Nicolás Mendoza, con su característica mirada de serio observador del mundo. Y allí, contemplada por una constelación de espíritus curiosos, estaba la muestra. Un conjunto imponente de obras realizadas en acrílico por dos jóvenes artistas contemporáneos: Lucas Varela y Mariano Vior.

Obras de Varela. Debajo: "Joven yacente"

La muestra tiene una coherencia que la hace ver como un relato. La serie sobre las “bobas” de Varela -cada unidad compuesta con una textura y un volumen que, como señalara mi amiga Liliana, recuerda a la obra de Fernando Botero-, claramente narra una historia, acaso un mito, y la presencia de animales alegóricos y de expulsiones de vómito y sangre constituye el elemento perturbador que alimenta toda buena narración. Y es que los creadores de cómics, como Varela, parecen estar condenados a construir buenas historias.

Pero la perturbación llega a su grado máximo con las pinturas de Vior. Si de vuelta a lo primitivo se trata, Vior parece explorar en lo más hondo de las emociones humanas, en el terror, en el miedo, pero también en la pasión y en la convivencia mística con el mundo y la naturaleza. Imágenes muy sensuales logradas con curvas y contrastes que tan pronto se refuerzan como se difuminan.

Obra de Mariano Vior expuesta en el Serpa

Y es en efecto un contraste lo que se percibió este sábado en las paredes del Serpa. Y sin embargo, este contraste entre obras que lo único que parecían tener en común era el haber sido realizadas con acrílico, construye a las claras un relato.

Fui consciente de ello cuando en el reproductor de discos de vinilo dejó de sonar la música de Zorba el griego y amaneció el Génesis de Vox Dei. Mi amigo el Cholo, artista del Serpa, ya me había convidado de la vid sagrada y volví a recorrer la muestra intoxicado de un arrebato que escondía una revelación.

Aquello era la creación en su sentido más religioso. Y es que Quiroga y Soulé no le cantaban a una institución o a una creencia, sino a una obra artística, a una hermosa pieza de la literatura antigua.

Cuando las guitarras de Vox Dei atravesaron las paredes, la joven yacente se levantó del otro lado, en medio de la oscuridad de un cuadro de Vior, y las bobas salieron a la cacería, con el solo objetivo de que la historia no se acabara y que, como en un rito, todo volviera a repetirse. Pero ya nada sería lo mismo, porque el rock había irrumpido.

No sé qué parte soñé y qué parte me la dictó la vid sagrada. Pero cuando me retiré del concurrido espacio de arte y me fui a comer unas empanadas al boliche de la esquina con Anita y Liliana, sentí que me estaba poniendo al resguardo. Que las bobas me acechaban para cazarme y enviarme al otro lado. Sabe algún dios o demonio si la gula es un pecado capital y si el arte puede degustarse y vomitarse, como querían los artistas del Cabaret Voltaire. Lo que ahora sí entiendo es que tras la resaca de una noche de arte en el Serpa, “todavía hay tiempo para otra batalla”. No dudo que Kenji Endo había comprendido lo mismo.

Gu ta la la, su da la la…

Lucas Varela + Mariano Vior
Dibujos y pinturas
Sábado 21 de may0 al jueves 9 de junio
Lunes a viernes de 14 a 20.30 hs.
Sábados de 17 a 21 hs.

EL SERPA espacio de arte – Julián Álvarez 425
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook
Lucas Varela: blog
Mariano Vior: blog

*Todas las fotografías reproducidas en esta entrada fueron tomadas del facebook de Lucas Varela.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lucas Varela + Mariano Vior. Dibujos y pinturas (El Serpa, mayo 2011)

  1. ana-laura dijo:

    Wau!! -exclamé.
    Tu descripción me hizo ver la menara en que le permitís a las buenas artes que se mezclen con tus sentidos, es la única firma en que me explico tan minucioso y vivencial relato. Admiro tanta permeabilidad, y agradezco que sea compartida con todos quienes quieran leer. [Cómo olvidar el 21 de mayo, una fecha de genuina construcción de lazos fraternos con amigos de la vida].

    Para quienes no fueron todavía, El Serpa es un espacio de permanente comunicación entre el artistas, sus obras, y los espectadores. Un lugar de permanente barullo visual [que se disfruta al extremo si es con amigos 🙂 ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s