Un día menos! Muestra de pintura Cosentino-Gutiérrez (El Serpa, noviembre 2011)

Recuerdo el día que murió Joey Ramone. Lloré como había llorado mi viejo el día que murió Louis Armstrong. En la soledad de mi mesa de trabajo, ocultando las lágrimas a los demás mientras sonaba un tema conmemorativo en la radio. Guardándome la tristeza como un pacto con aquel cuya música me había marcado desde chico. Sin interés por compartirla, con nadie más.

Cuando pocos días después sonaba “What a Wonderful World” en las radios, sentí que la conexión quedaba sellada. Cuando murió mi viejo dos años más tarde y en mi cabeza repicaban permanentemente ambas versiones del mismo tema, como tratándome de convencer de algo que me parecía totalmente idiota, el círculo se cerró, como el círculo que protege el escudo de los Ramones. Macizo, inquebrantable.

Recuerdo cuando al poco tiempo de Joey, se fueron Strummer, Ricky y Dee Dee. El punk. El punk no muere. Nosotros sí. Nosotros somos la basura, la pestilencia que alimenta el motor.

Y nuestra basura, nuestro más irreverente desprecio por la sociedad de consumo, se dio cita el viernes 25 de noviembre en el Serpa. En la primera muestra de pintura punk: “Un día menos!”.

Los artistas, dos serpianos, dos miembros fundadores del grupo Persistencia. Acaso los dos serpianos más punk-rock: Matías Matuco Cosentino y Leandro el Cholo Gutiérrez.

Me encontré con mi amiga Lili en Corrientes pasadas las ocho de la noche y juntos fuimos caminando hasta la nueva sede del Serpa en la calle Pringles, en Palermo. Hacía mucho calor. Yo llevaba puesta mi vieja remera negra de los Pistols, aquella que bauticé en el show despedida de los Ramones en River en el 96 y que volví a consagrar en uno de los dos shows que dieron los Pistols ese mismo año en Obras. Lili iba más a su manera, acaso emulando la letra del tema popularizado por Sinatra que Sid Vicious tan bien aniquiló y puso de cabeza a fines de los setenta, como buen dadaísta que era.

Se había anunciado lluvia para la noche. Estábamos todos esperando esa bendición que sin embargo no llegó.

Nos detuvimos una cuadra antes de llegar al Serpa y decidimos esperar en la parada del 168 la llegada de nuestra amiga Ana. Leímos tiras de Mr. Exes y su Mr. Viñeta, compartiendo opiniones, risas y experiencias. En eso aparece caminando por aquella cuadra oscura mi amigo Gaby, ex compañero del videoclub en el que alguna vez fui pibe de la bici y luego encargado. Lo saludo a él y a su amigo (el hermano de mi otro ex compañero, el skater Gusty) y me anuncia que en breve se acercaría al Serpa. Mientras tanto se iba a comprar algo al kiosco. Mientras se va, recuerdo su pasión por la música electrónica, el empeño que le pone a producir música, a emular la resignificación dadaísta del arte en el terreno de la música.

Cuando con Lili nos dimos cuenta de que estábamos esperando a Ana en la parada incorrecta (la de ida y no la de vuelta), empezamos a caminar hacia el Serpa y en el camino la encontramos a ella, que nos estaba buscando. Nos acercamos ya los tres juntos a la puerta del espacio de arte amigo y, con algo de fuerza, logré abrir la puerta de entrada que se había trabado. Entramos.

Sonaban los Ramones. A nuestra derecha, Pame Hoffman retratada por el Cholo Gutiérrez dormía abrazada a un osito, indiferente al sonido de la música punk que destilaban los parlantes y las otras pinturas. A ambos lados del umbral que comunicaba la primera sala de exhibición con la sala del fondo, sendas ilustraciones a tinta de los artistas expositores. Una recreación del buzo Miguel aprendiendo a esperar, y una reversión del hombre con una lata en la cabeza. Eran la conexión entre esta jornada y la anterior muestra de ambos creadores, pues se trataba de representaciones en tinta de óleos que habían sido expuestos el año anterior en el Serpa Villa Crespo.

Antes de siquiera avanzar hacia el fondo y saludar a los serpianos, nos quedamos viendo las obras expuestas en la primera de las salas, a continuación haríamos lo propio con la segunda sala al fondo.

Allí estaban los óleos de Gutiérrez, que se me hacían como melancólicas melodías de Katarro Vandáliko o legendarias historias de amor recitadas por Hermann de Mal Momento. Un pez parecía ser la encarnación instintiva del buzo Miguel, y se repetía en distintas pinturas emulando movimientos de pájaros y personas, desvestido de la coraza pero liberado de la necesidad del oxígeno. Vivo a pura fuerza de pasión, muerto a puro golpe del amor. La simpleza y la rotundidad de los colores, a menudo vivos y alegres, recordaba la chillona angustia de un recuerdo demasiado inmediato y definido que no por cercano evitaba el peso de la nostalgia. En un tríptico, un émulo del Polaco Goyeneche era musicalizado por las guitarras del Cholo y su compañero anónimo y por los bandoneones de un borracho y su joven aprendiz lector de partituras nunca escritas. Allí el sepia, el vino que caía como gotas en la ventana del bar de San Quintín en donde el Polaco bebía para demoler las penas. Ésas que nunca se iban. Fieles compañeras. “Heridas que no cierran más”, cantaría Matt Buzz. “Un problema llamado universo”. Lo que nos hermana.

Y el hermano Matuco Cosentino desestructuraba con sus pinturas más desfiguradas las paredes blancas del Serpa. El trazo más punk del Serpa, pinceladas como acordes en quinta a pleno downstroke, la estremecedora furia de Johnny y la quebradiza fragilidad de Joey y Dee Dee. Allí los rostros indefinidos, las situaciones agobiantes, las fantasías simples, un mensaje claro que se vale del lenguaje para recodificarlo, pero nunca confundirlo o complicarlo, como hacía magistralmente Ricky Espinosa, el mejor alumno de Bukowski.

Dado lo caluroso de la noche, buena parte del público asistente estaba en la terraza y en el patiecito. Aquí fue que pudimos saludar al Cholo y a Matuco. Compartimos cerveza fría y vino. Charlamos. Acaso poco porque dedicamos mucho tiempo a hablar entre nosotros. También aparecieron y nos saludamos alternadamente con Pichuqui Mendoza, Juan Manuel Barrientos, Nico Guardiola, Mariano Perarnau, y algunos de los amigos de siempre del Serpa. Apareció mi amigo Gaby. Se quedó observando las obras mientras yo subía al atelier del primer piso y ponía un disco de vinilo de los Talking Heads. Hice sonar “Uh-Oh, Love Comes to Town”.

Believe, believe in mystery…

Cuando, luego de un rato largo, bajamos nuevamente y nos quedamos charlando en el patiecito antes de recorrer una vez más la muestra, en un momento agarré la postal impresa para la ocasión por los serpianos y releí las palabras que ambos artistas eligieron para abrir las puertas a su arte.

Un día menos… sacudo el polvo de ayer y empiezo a desenterrarme.
Nuevas horas para desarmar, algunos colores como escudo. Listo para desactivarla.
Voy a cruzar los cables, quiero escuchar el ruido.

La bomba nunca termina de estallar, pensé. De eso se trata después de todo. Como en una película de Hitchcock.

No entendía si pensaba o estaba yéndome lejos. Cuando ya entrada la madrugada nos despedimos y me fui a tomar el bondi a Corrientes, solo, sonó otra vez Katarro en mi cabeza. Creí relacionar un poco todo.

“Noviembre se volvió muy gris, y el cielo hoy se va a partir”. La lluvia anunciaba y no llegaba. Tardaría, se pospondría, no caería esa noche, pero con el tiempo estallaría. Un día se puede ser más feliz que la mierda. Pero la sentencia sigue ahí. Un día menos.

UN DÍA MENOS!
MUESTRA DE PINTURA COSENTINO-GUTIÉRREZ
Desde el viernes 25 de noviembre
La muestra permanecerá en exhibición durante tres semanas
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook
Matías Cosentino: blog
Leandro Gutiérrez: blog

*Las fotos reproducidas en esta entrada fueron tomadas por Lili Endo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un día menos! Muestra de pintura Cosentino-Gutiérrez (El Serpa, noviembre 2011)

  1. ana-laura dijo:

    Tan amena y tan pura tu escritura que me deslicé como por un trampolín.
    Beso!

  2. Gabriel dijo:

    Muy bueno lo que escribiste !

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s