Fiesta Ramona (City Bar, enero 2013)

La influencia de los Ramones en la vida y la música de amplios sectores sociales de diversas partes del mundo, y en particular de la región argentina, no es ningún misterio. Se advierte en remeras, bandas, radios, bares y distintas formas del arte. Sin embargo, si la cultura ramonera en Argentina fuera una logia o una orden secreta, sin lugar a dudas su actual forma institucional sería la Fiesta Ramona.

En este mundo hipotético, el lugar de reunión (o templo) principal sería el Salón Pueyrredón, en el barrio porteño de Palermo, pero las circunstancias de evasión y secreto obligarían a trasladarlo, ante diversas circunstancias (persecuciones, sospechas), a alguna otra ciudad (como cuando se realizó en Rosario, en 2011), o a la inmediata periferia de la ciudad matriz.

Matt Buzz, los de London, Sebas Hammer, Matías Ramsés y Gastón Ojeda interpretando “Egipto” durante la Fiesta Ramona

 

El viernes 18 de enero de 2013, la logia ramonera estableció como punto de reunión el City Bar de Martínez, lugar conocido por ser escenario de rituales indescifrables, situado en el Gran Buenos Aires, casi en el límite con el norte de la capital federal. Allí, donde (se rumoreaba) habían tenido lugar las más abominables danzas de los metaleros adoradores de Hermes Trimegisto, de los rastafaris rosacruces y de los rockanrolleros gnósticos, la logia ramonera celebraba un nuevo volumen de la reunión bautizada por los ancestros fundadores como Fiesta Ramona.

Viajamos de incógnito con el hermano Mauro en un bondi que iba por la penumbra de la noche, como quien viajara en un coche tirado por caballos por los húmedos empedrados de la nebulosa Londres de la época victoriana. Bajamos en Paraná y Fondo de la Legua y caminamos un par de cuadras por la avenida despoblada. Eran las doce de la noche. Un sutil viento fresco se constituía en un refugio ante los característicos castigos del verano, y el cielo algo nublado anunciaba una inminente llovizna que ya se olía en el aire y que nos bautizaría en el camino de regreso.

Remain en la Fiesta Ramona

En la entrada del City Bar, unos imponentes hombres de negro, seguramente sometidos a juramento para no revelar lo que acontecía allí dentro, nos preguntaron la palabra clave y, ante nuestra tímida respuesta, nos dejaron ingresar. Tras el umbral, un vestíbulo de pequeñas dimensiones y paredes oscuras estaba flanqueado a la izquierda por una mesa en la cual dos jóvenes iniciadas (porque la logia ramonera promueve la igualdad de género) nos cobraron la cuota y nos permitieron el acceso al salón de actos. Antes de entrar, no obstante, nos recibió el Venerable Maestro de Todas las Logias del Santo Under, conocido como Matías Ramsés y buscado por la justicia bajo el nombre de Mattbuzzito (en tanto heredero legítimo del actual Gran Maestre de la orden de los de London, Matt Buzz). Aquello era, en efecto, algo más que la reunión de una logia. Era una tenida colectiva (como la llaman los iniciados), una congregación de diversas logias y órdenes emparentadas, en ocasiones cruzadas y entremezcladas. Articuladas entre sí por una obligación muy concreta: la preservación de la llama del punk rock.

A continuación, ingresamos en el corazón del templo, el amplio salón de actos en el cual, a media luz, tenía lugar la reunión de los hermanos ramoneros. Allí, en pleno ritual, decenas de iniciados de ambos sexos con remeras negras estampadas con símbolos de la logia convocante y de las órdenes participantes, se disponían a lo largo y ancho de la sala. Algunos conversaban, otros performaban ritos etílicos con los elixires proporcionados por los Maestros de Banquetes que atendían detrás de la barra situada en el primer tramo del ala derecha, otros tantos observaban o adquirían las reliquias iniciáticas que se intercambiaban por algunas cuantas monedas en una extensa mesa (bautizada Tienda Catch) colocada a todo lo largo del ala izquierda del salón y en cuyo extremo más próximo a la cabina del Caballero Sonidista había dos Maestros de Ceremonias (Dj Seen Cadena y Flaudio Go On) que se alternaban para musicalizar con unas bandejas y discos de vinilo prohibidos por la Santa Inquisición. Por último, unos cuantos iniciados danzaban, cantaban y aplaudían justo frente al escenario, constituido por una tarima de algo más de un metro de altura situada al fondo de la sala, y sobre la cual los armonistas de Montgomery interpretaban una contundente versión de la oda “Strength to Endure” del endemoniado Mondo Bizarro de los Ramones. Este tipo de ritual se reiteraría a lo largo de la madrugada, durante la sesión (y los intermedios) de los siguientes grupos de oficiantes, tal como habría sucedido minutos antes, cuando (según rumores) los Bazanvera debieron haber realizado la apertura de la reunión desde el escenario.

Pelea de Gallos en la Fiesta Ramona

Cuando subieron al escenario el Gran Maestre Matt Buzz y la orden de los de London, y mientras me hallaba compartiendo un elixir carmesí con el hermano Mauro, salió de detrás del sanctasanctórum camerínico Sebas Hammer, vocero de la vieja logia de los herreros-poetas conocida como Martillo Hammer y cuyo heraldo es un mazo atravesado en una cruz de San Andrés. Se acercó para saludar y brindar por la tenida colectiva y en honor a los cuatro de Queens, y luego siguió cumpliendo con sus tareas como pilar técnico de los de London.

Matt y los de London hicieron un repertorio de himnos y exégesis armónicas en clave punk melódico con acordes enérgicos y melodías pulidas. Abrieron con “No cambies la propuesta” y siguieron con otras piezas como por ejemplo “Me seguís”, “El despertar de Sid”, “Fórmula punk”, las nuevas “Billetera mata galán” y “La guerra de los roces” y un par de cantos pertenecientes al Té de Estilo de la orden de Katarro Vandáliko, a la cual también pertenece Matt Buzz. Para interpretar “Egipto” subieron al escenario Matías Ramsés (Mattbuzzito), Sebas Hammer y Gastón Ojeda (de la Tenaz Resistencia), los dos primeros en guitarra y el tercero en voces, reafirmando los orígenes orientales de la hermandad entre las órdenes.

Luego del correspondiente intermedio, subió al escenario el oficiante Juan Novoa, quien acompañado de los armonistas Fernando Álvarez (guitarra), Santiago Ortega Bianchi (bajo) y el Chino Biscotti (batería, a.k.a. Dj Seen Cadena), le puso voz y música a la Pelea de Gallos, ceremonia de carácter sacro que escenificaba la lucha de los opuestos y complementarios de la Fauna Nocturna y evocaba la sagrada síntesis entre el rock and roll clásico y el protopunk, con letanías efectivas y poderosas como “Siempre te espero”, “Calmar” y “Llamen al Dealer”.

Los Mentirosos en la Fiesta Ramona

Las dos últimas sesiones rituales correspondieron a los cultores de la Melodía de raigambre pesada, conocidos bajo el nombre de Remain (que presentaron temas de su herejía próxima a propagarse), y a la verborragia magistral de Los Mentirosos, grupo de forajidos melodramáticos perseguidos por la Inquisición que, con el sencillo uso de los acordes malditos que censuran las Santas Escrituras, supieron alcanzar y comunicar un grado de elevación espiritual que conducía a la resignación del duro suelo y del interior encarcelado de uno mismo, a través de raptos de inspiración como “Bienvenida”, “Los celos” y el manifiesto “Alcohólico Apostólico Romántico”. De un modo inevitable, podía intuirse en aquella histeria colectiva el aura del Gran Arquitecto del Universo, el poeta errante Hermann.

Sólo resta imaginarse la finalización de la jornada. Mientras los oficiantes, los maestros de ceremonias y los hermanos técnicos se ocupaban de desarmar las estructuras y limpiar todo rastro de aquella reunión profana, los iniciados participantes nos debíamos escurrir en el secreto de la noche, dispersarnos para no llamar la atención, bajar la cabeza pero mantener atenta la mirada y afinar los oídos. La tenida organizada por la logia ramonera había sido exitosa, ahora sólo nos quedaba a nosotros, los humildes iniciados, seguir el camino para conservar encendida la llama del punk rock, por siempre flameante en nuestros corazones.

FIESTA RAMONA
Viernes 18 de enero de 2013
City Bar – Av. Fondo de la Legua 2550
Martínez – Provincia de Buenos Aires

Todas las fotos se las chorié [léase “choreé”] al hermano Mauro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Whooo are you, uh uh, uh uh y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s