Bolsa de gatos. Muestra de pintura de Héctor Meana (El Serpa, mayo 2013)

El viernes 17 de mayo se inauguró en el Serpa la primera muestra del año 2013. Héctor Meana, el Crazy para quienes lo conocen y se sienten con la confianza, presentó una apuesta simple pero jugada: Bolsa de gatos, un regreso a las imágenes de la infancia, al paraíso perdido de toda individualidad, a los sábados de súper acción y a la mezcolanza sin doctrinas ni escuelas.

En el momento de la inauguración me encontraba viajando al teatro Ópera de La Plata para asistir al recital de Torch, banda de punk rock que teloneaba a Bulldog, por lo cual mi visita a la muestra debió posponerse hasta el sábado de la semana siguiente. Aquel día, interrumpiendo las clases de dibujo de Claudio Ramírez (indiscutible exponente de la historieta local, dibujante de Cazador y Vietzomb), que se estaban impartiendo en la planta baja del querido Serpa instalado en la calle Pringles, me refugié allí del frío, de la lluvia y de la oscura tarde otoñal y, mientras en el atelier de la planta alta Juan Manuel Barrientos y sus amigos músicos deshacían el silencio con melodías a base de guitarras, cantos y percusión, yo contemplaba las pinturas dispuestas en las paredes de la galería de la planta baja.

Meana tiene ya un rodaje de importancia expresándose a través del pincel y el lienzo, con varias muestras y premios en su haber, y un taller al cual asisten unos cuantos alumnos. En el Serpa siempre se le manifiesta un respeto equiparable al de un ser con un aura. Su obra, a menudo, justifica la admiración.

El concepto de la muestra presente resultaba bastante claro de antemano. “Me crié en un barrio de clase media baja en Lanús”, explicita el artista, “entre tardes de ondear y expedicionar por nuestro territorio en el potrero; nos juntábamos después de ver una o dos películas en Cines de Súper Acción donde yo fantaseaba ser el protagonista de mis favoritas”. La muestra pretende captar una parte (ínfima, imagino) de aquella “bolsa de gatos” que supone el modo en que “se mezclaban a través de mi imaginación griegos, troyanos, sajones, normandos, indios ranqueles, apaches, piratas de Malasia con mi entrañable barra de guerreros heroicos y un océano parco de fierros y vagones oxidados”. Barrio y vida como motores de la inspiración, no solamente de aquel pasado que hoy es tal en tanto recuerdo (como testimonio: trapos pintados por el artista y compañeros en un tiempo lejano), sino de la actualidad, ese inmediato acto de escenificar lo que fue, de plasmar lo que fue proyectado por la imaginación juvenil y que hoy sólo resta ser actuado.

Un primer plano del jorobado de Notre Dame, los títulos de “The War Lord” de Franklin J. Schaffner con Charlton Heston, entre otras escenas inquietantes que desafían al material fílmico con el viejo y tradicional óleo sobre tela. Imitaciones a base de un realismo perturbador e interpretaciones no carentes de apasionamiento. Niveles de la realidad que, como un postre de hojaldre cortado por una cuchara, son atravesados por la mirada del artista y del observador (activo protagonista de toda muestra).

La técnica de Meana es, sin lugar a dudas, inobjetable. El clima que brinda el Serpa, como espacio de las emociones y de la reconciliación con el costado lúdico del yo, da el sentido preciso (por impreciso) a su obra.

Contento, alegre, no por eso poco melancólico, bajé mi copa de vino, conversé con mi amigo serpiano el Cholo Leandro Gutiérrez, seguí interrumpiendo de a ratos (pero bienintencionadamente) el curso de dibujo de Ramírez y fui invitado por Gonzalo Linares a la muestra que está preparando junto a Gimena Varela y Pamela Hoffmann para el mes de julio en el Serpa. Sonaba un tango y con el Cholo dialogábamos sobre el Bhagavad-Ghita y sobre la concepción del deber y de la honestidad. Cuando en la planta baja mi amiga Lili y el resto de los alumnos de Ramírez despejaron la mesa y se dispusieron a retirarse, aproveché que no llovía y me sumé al malón. Como en una película de aventuras, caminamos hasta avenida Córdoba y luego, de a tandas, nos fuimos separando y dispersando, hasta que sólo quedaría cada uno por su cuenta. Una buena aventura de esas cuya conclusión es necesariamente el reencuentro. Y el lugar, en este caso, como Mompracem para Sandokán, siempre el Serpa.

BOLSA DE GATOS
MUESTRA DE PINTURA DE HÉCTOR MEANA
Desde el viernes 17 de mayo hasta el martes 4 de junio de 2013
Lunes a viernes de 15 a 21 hs / Sábados de 13 a 20 hs
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook
Héctor Meana: sitio web

Las fotos reproducidas en esta entrada fueron tomadas del facebook de El Serpa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bolsa de gatos. Muestra de pintura de Héctor Meana (El Serpa, mayo 2013)

  1. excelente!!!!!!!
    cuando tenía 9 años y me quedaba jugando ya solo en el fondo del potrero hasta la noche….me volvía caminando cruzándolo por pastizales flanqueados por vagones de tren abandonados en su almacenamiento eterno…serían a veces las 8 en invierno y tenía miedo….;para salir indemne lo que se me ocurría no era invocar a dios…pensaba que era charlton heston en THE WAR LORD o MAJOR DUNDEE y esa fantasía me daba la fuerza de terminar de salir de ese pequeño infierno nocturno….incluso tarareando la marcha de MAJOR DUNDEE en voz alta y cada tanto repitiendo……CHARLTON HESTON y….HECTOR MEANA en……

    • avgvstog dijo:

      Muy bueno! Qué más auténtico que esas vivencias. Pura emoción. Un placer leer tu comentario, al igual que haber presenciado la muestra. Gracias por comentar. Salut!

  2. hector meana dijo:

    después de ver ULISES de mario camerini ,con kirk douglas y silvana mangano…esperaba una tarde en que se avecinaba una tormenta….que ya era inminente el temporal…negro el cielo , cubierto ;perfecto!! era el momento perfecto para estar a bordo!!!
    rescataba el palo de escoba del secador grande , que era más grueso y largo de lo común…algo de soga que había quedado de alguna obra inconclusa…me descalzaba…me arremangaba el short sujeto por un cinturón fino de cuero al que le había agregado tachas sin técnica pero con clara idea estética…un cubilete de generala desarmado era mi guardabrazo derecho y una sábana vieja mi túnica que cruzaba de derecha a izquierda por debajo del cinto.
    el palo de escoba era un remo , atado a un viejo fierro de la medianera con la soga…
    la tormenta empezaba y me sujetaba fuertemente del remo….o subía a la otra medianera , donde
    me esperaba un viejo fierro en T con algo de movimiento , de donde salían los alambres que sujetaban la ropa de mercedes nuestra vecina…..este era mi timón.
    mi mamá a los gritos y de cuando en cuando solo algún carajo trataba de hacerme bajar….pero imposible hacerme abandonar la nave…
    ese era el momento de mantener la calma de mi tripulación imaginaria y ser capitán!
    amainad la vela!!!! euríloco recojan los remos!!!! leócrito atad la botavara!!!! un idioma se iba desprendiendo que solo funcionaba con “la idea” , no con la realidad , con la veracidad del lenguaje…sólo “el sentido poético” era necesario……
    mis compañeros me contestaban aterrorizados…..”ulises…no arrojes la imagen de neptuno!!!!, es el protector de troya..! ,su furia vendrá contra nosotros !!!” y con gran placer me contestaba a mi mismo ..: ” y dónde estaba cuando la destruimos!!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s