Bi Varietal. Varieté de artes combinadas + Falso conejo. Muestra de historietas (Centro Cultural La Imaginería, junio 2013)

Preludio

Hace unos meses, subiendo por la escalera central de la Facultad de Filosofía y Letras sobre la calle Puán, me lo crucé a Gito Minore, también conocido como “el poeta heavy”. Autor de varios libros de poesía e impulsor, junto con el eximio dibujante Isidoro Reta, del proyecto FabricaCuentos (con el cual publicaron dos libros de literatura infantil: El aroma del paraíso, de 2011, y Pasala Leonel, Pasala, de 2012), se destaca también por su labor como coordinador de ciclos de poesía que han tenido (y tienen) lugar en la facultad (“Poesía en el Umbral”), en el centro cultural La Imaginería que él mismo gestiona en el barrio de Boedo (“Poesía bajo la autopista”) y, más recientemente, en plena plaza de la República del centro porteño (“Poesía bajo el Obelisco”).

Si bien nos conocimos allá por mayo de 2012, cuando el renombrado fanzinero e ilustrador Fabián García de Impulso Comics organizó el evento de historietas “Viñetas Impulsivas” en La Imaginería, y desde entonces sólo nos cruzamos casualmente dos o tres veces por la zona de la facu, lo cierto es que cuando me vio, él bajando y yo subiendo por las escaleras, me saludó con una amable sonrisa y, palabras van palabras vienen, me habló del Bi Varietal, una varieté de artes combinadas que venía organizando en el centro cultural que coordina y que incluía, además de números musicales, teatro, performances y recitación de poesía, la exposición de obras visuales (ilustraciones o pinturas). Inmediatamente, con esa generosidad que parece caracterizarlo, me preguntó si me interesaba, junto con mi amiga dibujante Liliana Navarro (ilustradora de mis guiones de historieta, los cuales firma con el seudónimo Eiti Leda), participar de la exposición correspondiente a la edición de junio del ciclo. Muy agradecido por la propuesta, esa misma noche le comenté la novedad a Liliana y a ella se le ocurrió convocar a todos los integrantes del taller de dibujo e historieta de Claudio Ramírez, del cual forma parte, para presentar una muestra colectiva.

El proyecto prosperó y así nació Falso conejo, la muestra de ilustraciones e historietas del taller de dibujo de Claudio Ramírez que integraría el Bi Varietal a celebrarse el viernes 14 de junio.

El Bi Varietal

Llegué a La Imaginería alrededor de las nueve de la noche, luego de una larga pero agradable caminata por avenida Directorio, protegiéndome del frío con mi campera de jean y charlando con mi amiga Sol que, finalizada su clase de esloveno, me acompañó hasta la calle 33 orientales. En ese punto, ella continuó por la avenida y yo doblé hacia mi derecha. Ya bajo la autopista, pude sentir el vibrar del hormigón debido al andar de los vehículos, y el retumbar de gritos y pelotas que provenía de las canchas ubicadas justo detrás del centro cultural.

El primer tramo de la muestra de Falso conejo. Foto tomada por Liliana Navarro.

Junto a la puerta del 1150 de 33 orientales, un mural pintado con poemas y figuras emblemáticas de la historieta local indicaba la llegada a destino. Crucé el umbral de la entrada y, a medida que ascendía por los pocos escalones que conducían en ligera curva al hall de recepción, observé colgadas sobre la pared anaranjada las primeras reproducciones de las obras de Falso conejo: una escena shonen estilo libre con colores digitales realizada por Mariano Cosentino, un impresionante Optimus Prime a color propinándole un golpe a Megatron según Damián Páez, la (hasta ahora) última página de la historieta Zombies en Puán dibujada y entintada por Liliana con base en mis guiones, unas escenas a lápiz de pelea cuerpo a cuerpo con notables exploraciones de la figura humana a cargo de Luis Barros, entre otros. En medio de todo ello, el cartel de la muestra realizado a mano por Lili.

Otro tramo de la muestra de Falso conejo. Foto tomada por Liliana Navarro.

En el hall me recibió afectuosamente Gito, a quien le aboné los veinte pesos de la entrada y me convidó con una copa de vino tinto. Trabajando a su par y alternándose en el cuidado del pequeño Lucio estaba su compañera, María Inés, con quien administraba el buffet que hacía circular empanadas y cerveza hacia las concurridas mesas dispuestas en la larga sala principal del lugar, orientada en paralelo a la calle y en cuyo extremo había un pequeño escenario que, por el momento, permanecía vacío.

Copa en mano, saludé a Isidoro Reta, que aquella noche se encargaría de registrar fotográficamente la jornada, y mientras ojeaba la mesa con libros en venta, se me acercó Lili, cual embajadora de Falso conejo, para darme la bienvenida e instarme a que me sumara a la agrupación de mesas alrededor de la cual ya estaban sentados todos los jóvenes expositores, más el propio Ramírez y una amiga de Lili, Marcela, administradora de una interesante cuenta de facebook sobre arte callejero porteño.

Fui saludándolos y, a cada paso que daba, observaba las paredes de la sala que albergaban más y más obras del grupo: algunas de ellas eran las primeras páginas de historietas que cada miembro del taller proyectaba realizar de manera individual y con guión propio para un futuro fanzine colectivo, otras correspondían a diversos proyectos historietísticos o editoriales, o bien a ilustraciones autónomas. Así, se podían apreciar las líneas limpias de los dibujos de Mariano y su excelente manejo del color digital, viñetas en las que Damián hacía gala de una loable versatilidad y de incuestionable idoneidad a la hora de imprimir gravedad a los personajes, a las escenas y a los movimientos, curiosas ilustraciones por encargo y páginas de historieta realizadas con el hermoso detallismo y los trazos claros que empiezan a ser característicos de Eiti Leda (Lili), y logrados estudios de vehículos correspondientes a Alejandro Comte y de figuras humanas debidos a Luis.

Gito Minore leyendo un poema de su libro “Mínimamente” (2009). Foto tomada por Isidoro Reta.

La velada resultó una agradable cena con amigos, entre charlas que -cerveza, vino y empanadas mediante- combinaban el intercambio de ideas, la germinación de proyectos y las risas exacerbadas por la confianza. El clima acogedor tuvo una de sus manifestaciones en la convivencia entre las distintas artes y actividades que conformaron la varieté, la mayor parte de ellas realizada en el escenario del fondo: el repertorio de temas en formato acústico a cargo de Pablo Iglesias, el número de comedia de Lila Bang y su sensible y despechada “adivina divina”, el malabarismo mágico de Rodrigo Milemacci, la polenta y energía del trío de percusión y voces Ventu, la poesía honesta, sencilla y sin pretensiones de Gito, el humor en clave stand up de Gabriela Faviano y las interpretaciones de folklore con guitarra y vientos a cargo de Lina Agrima y Paula Marzano. Junto con las ilustraciones y relatos gráficos que daban vida a las paredes, no se trataba de otra cosa que de distintas formas de materializar y expresar similares (¿acaso las mismas?) emociones o inquietudes.

A medida que iba finalizando la varieté, pasada la medianoche y concluidas las actividades, La Imaginería se fue vaciando de a poco y las obras de Falso conejo fueron repartidas como obsequio entre los participantes y asistentes. Justo antes del cierre, aproveché la tranquilidad para adquirir uno de los libros de poesía de Gito (Mínimamente, 2009), su trabajo sobre la banda metalera Tren Loco para regalárselo a uno de mis hermanos (Tren Loco, 20 años, 2010), y la compilación de Poesía bajo la autopista (2012) con obras de 23 poetas. Todo ello debidamente dedicado y autografiado.

El grupo Ventu musicalizando la jornada. Foto tomada por Isidoro Reta.

Tras los saludos de despedida, nos fuimos de La Imaginería, cada cual a la búsqueda de su camino de regreso, y yo pensando en otro regreso, acaso la realización de un nuevo “Viñetas Impulsivas” o de un nuevo Bi Varietal que conllevara, en algún mes futuro, mi retorno a ese espacio de arte y fraternidad.

Entretanto, no pude evitar pensar en la convivencia de artes y personalidades que tuvo lugar aquel viernes. El acto de Liliana en algún momento de la noche, dirigiéndose al escenario y tomando el micrófono para, vaso en mano, presentar la propuesta del grupo que conforma Falso conejo y explicitar la seriedad que se esconde detrás de esa exploración de lo lúdico desde la técnica y la emoción, en cierto modo sintetizó aquello que constituyó la varieté y que, a mi entender, hermanaba sus distintas expresiones.

La saludable comunicación entre la autenticidad y el estudio, entre el juego y el trabajo duro, entre la exploración de uno mismo y el diálogo con los demás. Eso, creo yo, fue el Bi Varietal. Eso, creo también, es Falso conejo.

BI VARIETAL – VARIETÉ DE ARTES COMBINADAS
+
FALSO CONEJO – MUESTRA DE HISTORIETAS DEL
TALLER DE CLAUDIO RAMÍREZ
Viernes 14 de junio de 2013
Centro Cultural La Imaginería
33 orientales 1150 – Boedo

Centro Cultural La Imaginería: blog
Gito Minore: blog

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aclarame la línea y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bi Varietal. Varieté de artes combinadas + Falso conejo. Muestra de historietas (Centro Cultural La Imaginería, junio 2013)

  1. gito minore dijo:

    Que buena nota amigazo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! me encantó! ya la republico!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s