Damián Crubellati. Obras plásticas (El Serpa, septiembre 2013)

“Se podría decir que una parte del arte establecido de hoy pide tanto al espectador, como aquellas primeras vanguardias, y da tan poco como la academia contra la que ellas reaccionaban”.

Con estas palabras, Damián Crubellati explicita el carácter de cruzada de su obra, una síntesis de la cual fue expuesta en el querido Serpa de la calle Pringles.

La muestra tuvo su momento de inauguración la tarde del viernes 20 de septiembre, víspera de aquella estación que tanto tiene que ver con la creación. No fui parte del numeroso público que asistió a dicha jornada, pero pude acercarme el miércoles siguiente, con unas papitas fritas y un varietal blanco para compartir con mis amigos del Serpa y acompañar la experiencia de la exposición.

Nico Guardiola estaba pintando uno de los óleos de la serie del monaguillo orejón, próxima a exhibirse en el espacio de arte Arquitecturas Imaginarias, y Leandro Gutiérrez interpretaba en un lienzo uno de los momentos que componen la historia del pez coraza, que se inauguraría el viernes 18 de octubre en el Serpa, acompañada de un breve texto de mi autoría.

En la galería de la planta baja, las obras de Damián Crubellati, realizadas entre 1992 y 2013, revelaban versatilidad en el empleo de distintas técnicas, materiales y artes: una escultura en piedra y dos en madera (una de ellas, evocando quizás al mal llamado “suplicante” del NOA, término colonizador que fue a su vez colonizado por el artista, acaso transformando el rezo vanidosamente destruido en un pedido de perdón), óleos y acrílicos sobre lienzo y sobre arpillera, lápices, tintas, acuarelas, témperas y, si acaso eso fuera insuficiente, collage y temple.

Los cuadros dispuestos en las paredes parecían ordenados según temáticas más o menos reconocibles: retratos, naturalezas muertas, paisajes, situaciones de la vida (viajes en colectivo, fútbol, baile, muerte). Finalmente, palabras; en unas mayúsculas de imprenta que parecían representar un grito, un manifiesto cargado de franqueza.

“Lo que [en el período de las primeras vanguardias] era un elemento de ruptura contra un arte fácil, decadente y falto de ‘verdades artísticas’, aparece hoy como condimento de ideas-obras superficiales, casi decorativas, por lo anodinas”.

Esta denuncia de la vacuidad conformista del arte moderno (o de la pos-posmodernidad que define al statu quo artístico-empresarial contemporáneo) está encarnada a su vez en la propia obra del artista, carente de presunciones y completa de exploración técnica y de claridad en la transmisión, no por eso escasa de sugestión. Este interés se resume en otra de sus afirmaciones, cuando señala que “en la educación del arte, estructuralmente se potencia la idea de la obra y sus razones”, en detrimento de aquello que para Crubellati es central, esto es, “los modos del trabajo” (el oficio).

* * *

Además de observar con atención la obra de Crubellati, aquella tarde la pasé conversando con los serpianos en el atelier de la planta alta. A medida que iba bajando el sol, llegarían Juan Manuel Barrientos, con quien dialogamos sobre el concepto de “lo real”, y luego uno tras otro diversos colegas y alumnos (en rigor, artistas en proceso de iniciación) del Serpa, haciendo del atelier y la terraza un claro síntoma de vida y actividad, de creación y de oficio.

Leandro había impreso unos números de la revista anarquista de arte La campana de palo, digitalizados por el Grupo BAEL de la Federación Libertaria Argentina, y así, mientras los artistas plásticos creaban, yo pude leer uno de los “consejos a un alumno” redactados por el músico Juan Carlos Paz en un número del año 1925: “No hagas como muchos músicos modernos, que más que preocuparles la verdad de lo que dicen, procuran, como los charlatanes de feria, dar brillo a su discurso, para así atraerse clientela”. Casi noventa años más tarde, la muestra de Crubellati y la labor persistente del Serpa parecen hacer carne (y pintura) aquella misma exhortación.

DAMIÁN CRUBELLATI – OBRAS PLÁSTICAS
Desde el viernes 20 de septiembre hasta el martes 15 de octubre de 2013
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook

Las fotos reproducidas en esta entrada fueron tomadas del facebook del Serpa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s