Perarnau + Linares = Pintura (El Serpa, octubre 2015)

Varias semanas sin una muestra en el Serpa. Varios días con actividades de renovación, pero cultivando la espera para cosechar un encuentro, con la pintura y con los amigos. Y entre estos, dos bahienses: Gonzalo el Gonza Linares y Mariano el Peri Perarnau. El primero, parte del elenco estable del Serpa; el segundo, venido especialmente desde Bahía Blanca, en flete mágico con sus obras para renovar el vínculo que había sellado en óleo hacía unos años. Ambos resueltos en una consigna cuya formulación fue dada a posteriori: Brutalidad.

Mariano Perarnau y Gonzalo Linares (Foto: Delfina Linares)

La noche del viernes 9 de octubre de 2015, la brutalidad me dio la bienvenida en las galerías del Serpa, recibido por lienzos grandes y pequeños, así como soportes en madera y cartón, reconfigurados mediante poco sutiles composiciones figurativas en colores pasteles y apagados, obras de Linares y Perarnau.

Ambos fueron iniciados en el Serpa hace tiempo, en el marco de los talleres coordinados por los serpianos fundadores, y acaso algo de aquel aprendizaje queda evidenciado en su producción actual. Lo más interesante, sin embargo, no es a mi entender esa raíz común, sino el significativo hecho de que, cada uno con su propio modo de entender la pintura, con sus potencialidades y su camino aún por recorrer, parece complementarse con el otro, dando un sentido integral a la muestra. Acaso sea el hecho de que la inicial predilección del Peri por los festivales de colores y algunas exploraciones del Gonza en torno a tonos más oscuros, derivaron recientemente en una ampliación en los horizontes de cada uno que favoreció un cruce de experiencias mixtas y un cierto equilibrio, en cada recorrido personal, ciertamente, pero también en la intersección entre ambos. O acaso sea esa dimensión de lo primitivo que está presente, no sólo en los temas, sino en lo visceral de la actividad creativa tal como ambos la entienden.

(Foto: Delfina Linares)

No es casual, en este sentido, que salvando un retrato realizado por Linares, los múltiples óleos (y una pequeña acuarela) expuestos por ambos creadores representan exteriores. Alguna que otra silueta de humano o animal, subordinada siempre al escenario o a la iluminación, hace las veces de escala para comprender la inmensidad de aquello que es bastante más que un mero espacio a habitar –siquiera pictóricamente. Pinceladas rabiosas e indiscretas componen, de este modo, motivos sensibles y delicados. ¿Hay algo más monstruoso que eso?

(Foto: Delfina Linares)

La noche transcurrió entre conversaciones y apreciación compartida de las obras en las galerías, pero también degustando algún que otro trago bajo la Santa Rita del patio. Conversando con los protagonistas de la jornada, pero también con los serpianos, acerca de la pintura, de la emoción, de las formas de la expresión, pero también sobre ilustración, Upanishads, punk rock y el accidentado tránsito del propio camino.

En el cierre de la jornada, tan sólo quedaba la honestidad de las pinceladas que no se ocultan, pero también de los pequeños detalles que hacen de una pareja de árboles iluminados por un destello, el símbolo de la hermandad como horizonte del hombre que observa, que ansía.

La honestidad en tiempos de hipocresía también es brutalidad. Y los brutos, justo es decirlo, somos nosotros. Los que un viernes a la noche elegimos el Serpa.

PERARNAU + LINARES = PINTURA
Desde el viernes 9 de octubre hasta el jueves 5 de noviembre de 2015
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Caña con Ruda – Feria de fanzines e historietas (El Serpa, agosto 2015)

Foto tomada por Liliana Navarro

Hace un tiempo, El Serpa, espacio de arte, fue anfitrión de una serie de ferias de obra original en formato pequeño que pusieron al alcance de concurrentes y colegas, pinturas e ilustraciones a precios accesibles. Una de dichas ferias incluyó, a la vez, la exhibición y venta de algunos pocos fanzines creados por autores que habían entablado contacto con los fundadores y gestores del espacio. De todos modos, fue el sábado 1 de agosto de 2015 cuando tuvo lugar la que puede considerarse la primera feria de fanzines e historietas organizada en El Serpa.

La feria tomó su título del fanzine Caña con ruda, realizado por Lili (a.k.a. Eiti Leda) y por quien escribe (a.k.a. Gilimón) y cuyo nombre es a la vez tributario de un conocido ritual, nacido de una costumbre guaraní, que recomienda beber cada 1 de agosto un trago generoso del potente alcohol acompañado de ruda macho en honor a la salud. El 1 de agosto de 2015, pues, había que beber caña con ruda y disfrutarla en compañía de amigos, colegas y curiosos.

Foto tomada por Liliana Navarro

La feria tuvo su ceremonia de apertura a las tres de la tarde y concluyó poco antes de las ocho de la noche. En las paredes de la galería se exponían óleos y acuarelas de los artistas del Serpa y una serie de ilustraciones de dibujantes e historietistas de la escena local: reproducciones de “Igholner” y “Cazadores de brujas” de Fabián García (Impulso Creativo Comics), páginas de “19999” de Pablo Ontivero y de “Zombies en Puán” en las versiones de Eiti Leda y de Gabo Molina, y la página introductoria de una de las historietas dibujadas por Eiti Leda e incluidas en el fanzine Caña con ruda, además de retratos realizados por el ilustrador Isidoro Reta (junto con miniaturas y remeras que estaban a la venta) y, en el sector blanco, una sugerente fotografía de Barbara Steele, musa del fanzine convocante.

Foto tomada por Liliana Navarro

Oenlao Presenta y Editorial Conejo Blanco se hicieron presentes con sus cuidadas ediciones de historieta local, incluyendo el nuevo volumen de El Chispa de Gustavo Lucero, los relatos de legionarios romanos y tehuelches guionados por Carlos Scherpa y editados por La Duendes, y el libro de Chori y Morci de Jorge Luis Machín. El infaltable Lea Caballero aprovechó la ocasión para presentar la flamante reversión del número 1 de Yo Nen, su creación más conocida, además de desplegar sobre una impecable tela púrpura las múltiples ediciones de Purple Comics. El Pasquín, Dínami, Sondar Comics y Ediciones Espaciales también agregaron talento, color, humor y episodios de aventura. Los relatos y novelas de temática histórica de Juan Manuel Castro (“El cuerpo de la revolución”, “La rubia de la calle Federación”, entre otros) y los bellamente terminados cuadernos realizados por La doble Ge (encuadernación artesanal) y por el serpiano Nicolás Mendoza (con tapas de temática cinematográfica), devinieron fetiches que atraían la atención y movían a su adquisición.

Foto tomada por Nicolás Mendoza

La tarde pasó rápido, desde los primeros tragos de caña con ruda compartidos con los participantes durante la inauguración hasta el momento en que, concurrencia de público, conversaciones, adquisiciones y sanguchitos de milanesa de pollo mediante, se procedió a levantar las mesas y concluir tan agradable jornada. En el preciso momento en que, desde los parlantes del Serpa, finalizaba la música del Destroyer de Kiss, y minutos antes de que afuera estallara la lluvia de fin de ciclo, la primera feria de fanzines e historietas realizada en el espacio de arte culminó como una bella página más en la historia del Serpa.

CAÑA CON RUDA
Feria de Fanzines e Historietas
Sábado 1 de agosto de 2015
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook
Caña con Ruda fanzine: facebook

Colaboración: Liliana Navarro Ibarra

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Héctor Meana – Crazy Horse (El Serpa, junio 2015)

No vengas más a hablarme de rescate gentil Heraldo…
no tendrán otro que el de mi propio cuerpo y si lo
tienen en el estado en que pienso dejárselo…
les servirá de poca cosa.
Henry V – Shakespeare (citado por H. Meana)

Meana, el caballo loco. Mezcla de guerrero y chamán. Personificación del misterio que tanto apasiona a los serpianos, de quien es amigo e inspiración. Máscara con espíritu, señal sin vacío. Tanto él como sus alumnos-discípulos-iniciados ya habían expuesto en el Serpa, más de una vez, ya sea en obras individuales o colectivas (¿acaso importa el número?). Esta vez, Héctor Meana, crazy horse según fue renombrado por los amigos del grupo Persistencia, fundadores del Serpa, demostró lo relativo de la importancia del número, cuando sus 105 obras colgadas en las paredes del querido espacio de arte conformaron una totalidad en una (al parecer) nada azarosa disposición. Como difícilmente sea azarosa la dirección y el impulso de aquellas pinceladas que, en cada cuadro, denuncian la sensibilidad y la técnica de quien juega con los límites de la realidad.

Foto tomada del facebook de Marcelo Champy

Viernes de frío, Serpa lleno, corazón contento. Nocturno 12 de junio en el barrio de Palermo, con los amigos y los nuevos. Con Lili y las charlas sobre Caña con ruda, nuestro nuevo fanzine. Con el punk rock siempre acompañando los tragos compartidos con Matuco, Mariano, el Cholo y Pichuqui. Las escaleras hacia lo no visto transitadas por Nicolás en cada nuevo proyecto y el gusto por lo que habita en los márgenes que se manifiesta en cada charla con Juan Manuel.

Dentro, 105 obras en formatos diversos, muchas de ellas pequeñas, de bolsillo. Óleos sobre tela y madera, acaso otras técnicas, difícil recordar algo más allá de la impresión. El juego parecía simple pero no lo era tanto. Clavos oxidados, chapitas de cerveza, manzanas partidas al medio, vistas con una mirada personal, de barrio, de melancolía de la más dolorosa, la que apunta hacia la infancia y hacia la simpleza. Mundos imposibles. Pero más. Escenas de películas, títulos, Charlton Heston, rostros. Perturbador descubrimiento cuando los objetos de lo cotidiano son lo borroso, lo que es difícil de observar, no por carencia de realismo, sino por el coqueteo con la explicitud de la pincelada, del impresionismo que de a ratos decae en la distorsión, que impone una máscara, que no deja ver el interior de quien crea, que funciona como coraza. Las películas, los rostros, los títulos, las arquitecturas monumentales, juegan desde un realismo más transparente, la reproducción de aquello que sí puede ser representado en todo su detalle, que no está oculto porque no participa de lo sagrado, porque es lo festivo, lo que se comparte. El símbolo permanece oculto, la mirada del caballo loco es una mirada religiosa. Sólo a través de las películas, los rostros y la arquitectura monumental se nos deja ver con claridad, sólo se puede ver desde la mirada de otros.

Y el caballo loco deambulando dentro y fuera, jugando nuevamente con los bordes, eufórico, chocándose con la gente, con los asistentes con y sin rostro. Sale, mueve su cuerpo de arriba abajo, va hacia la esquina, mueve los brazos y las piernas, como si precalentara para ingresar al campo de juego faltando pocos minutos para que concluya el partido, el público de la Fortaleza esperando ansioso el regreso de la estrella luego de una lesión. Compartíamos el vino con Lili y los amigos cuando Meana, haciendo caso a un cuarto árbitro invisible, regresó al Serpa dispuesto a confundirse con su propia obra.

Crazy Horse estuvo en el Serpa.

A.G.

Ahí va, el solitario guerrero emergiendo de las tinieblas,

marchando, a contrapelo de lo establecido.

Ahí va, armado con su sable de cerdas

y su escudo con los colores de su alma,

Ahí va, libre como nació,

indomable como un caballo loco.

(Leandro Gutiérrez – El Serpa)

HÉCTOR MEANA – CRAZY HORSE
Desde el viernes 12 de junio de 2015
Martes, miércoles y viernes de 17 a 20 hs.
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Matías Cosentino-Monos de cobre y 35×50 (El Serpa, noviembre/diciembre 2014)

35 x 50 

Siempre brilla el mundo cuando se abren los ojos.
Anahí Ferreyra, Máscara y vacío

El sábado 13 de diciembre de 2014 se inauguró en el Serpa la última muestra del año, 35×50, siguiendo el ritual de cada diciembre: muestra colectiva y brindis entre amigos y colegas. Traicionando la sacralidad del ritual, me ausenté ese sábado pero acudí unos días después para deleitarme con esas obras que, lejos de refrescarme en un diciembre caluroso, me abrasaron como si de la cercanía misma del fuego se tratara. Más de treinta pintores hallaban expuestas sus creaciones bajo una sencilla y rotunda consigna: PINTURA. Con la guía espontánea del Gonza Linares, que enriqueció mi visita con su sabiduría revestida de humildad, pude apreciar ese festival de arte figurativo, tan lejano de los dislates posmodernos y de las constricciones de la academia.

Días después, en una nueva visita y clericó improvisado mediante, pude compartir apreciaciones ya no sólo con el Gonza, sino también con Leandro el Cholo Gutiérrez, uno de los serpianos fundadores, llegando a la conclusión de que 2014 fue un buen año para el Serpa, aun a pesar de complicaciones de diverso tipo, y de que 35×50 era un buen registro de ello, por el nivel de la convocatoria y por la calidad de los trabajos recibidos. Sin olvidar, desde luego, que 2014 fue el año en que (Fabio) Zerpa estuvo en el Serpa, punto de reunión de dos entidades que parecieron compartir algo más que un simple (o no tanto) conjunto de letras.

Unas semanas antes de la muestra de fin de año, sin embargo, se inauguró otra muestra de importancia, obra de uno de los artistas fundadores del Serpa, Matías Matuco Cosentino, quien hacía un par de años que no exponía individualmente o en dueto. Llevó por título Monos de cobre y su botadura tuvo lugar el sábado 22 de noviembre.

Monos de cobre

El cortocircuito se produce por los fallos en los conductores cuando estos quedan sumergidos en un medio conductor (agua), por contacto con humanos o cuando los monos de cobre salen a la superficie.
Matías Cosentino

Monos de cobre podría ser una banda de punk rock, un manifiesto estético o una aventura en clave de novela gráfica. De algún modo, es las tres cosas, o acaso la ilusión de un cortocircuito producido por un fallo creativo en la combinación de las tres potencialidades, devenidas pintura.

Matías Cosentino tiene mucho de punk rock, pero de ese punk rock de introspección melancólica que coquetea con lo que acá se conoció como sónico, indie y alternativo: sus pinceladas son acordes en downstroke, pero su mirada revela la nostalgia de un disco de Los planetas o de un aullido de los Peligrosos gorriones.

Y esas acuarelas y pasteles en las que monos de una clase de electrotecnia desafían lo humano mediante el juego y el enigma, responden a la simpleza de un enunciado estético que no es otro que el de la honestidad y la autenticidad.

Esfuerzo y pasión transferidos al papel en viñetas cuya autonomía revela otro juego: el de la aventura sin conflicto evidente, el de la narración cuya trama permanece en el misterio. El cortocircuito cuya explicación lógica, técnica, muere en el momento en que un mono de cobre sale a la superficie exhibiendo una sonrisa burlona, una mueca de ironía.

EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Anotaciones fragmentarias de cuatro visitas al Serpa (El Serpa, agosto/octubre de 2014)

Mario Calvo, Pinturas – 15 de agosto al 3 de septiembre

Carlín me insta a prenderme un pucho mientras un Dodge aduce problemas con el aceite. Mario Calvo expone “Pinturas” en el Serpa, óleos realizados en las veredas y calles de la ciudad de Buenos Aires. Autos, fachadas de viviendas, monumentos, jardines. Toma de partido en tiempos en que la sencillez es rebeldía; patada de Bruce Lee sobre el cartel normativo que prohíbe el acceso a ciudadanos chinos. Edward Hopper está vivo.

 

Juan Manuel Barrientos, Naturaleza esotérica – 5 al 23 de septiembre

Viernes 5 de septiembre. Inauguración de muestra en el Serpa. “Naturaleza esotérica” a cargo de Juan Manuel Barrientos, uno de los cuatro fantásticos, fundadores del grupo Persistencia y artífices del Serpa.

Óleos, lienzos. Torreones de rasti, rocas y tierras suspendidas, escenas en exteriores posibles e imposibles y personajes solitarios sumidos en la contemplación y el silencio. Imágenes de desolación, reminiscentes de cierto realismo mágico cargado de nostalgia, compuestas con pinceladas de una violenta ternura y con un manejo magistral del color, de los matices y de las texturas.

En una de sus últimas novelas, José Saramago escribió: “O caos é uma ordem por decifrar” (O Homen Duplicado, 2002). Podría pensarse que la obra de Barrientos tiene algo de ese caos que es un orden a descifrar, pero quizás sea algo más radical. Creo que su obra es un principio de desciframiento de ese orden cuya expresión caótica nosotros intentamos vanamente ordenar, porque pretendemos hacerlo mediante la mera clasificación. Barrientos descifra hundiéndose en ese caos, bailando en el barro de la creación, oficio y expresión, esoterismo y naturaleza. Y eso es lo que define (por indefinición) a su obra: naturaleza esotérica.

 

Fernando Rosas, Rosas en El Serpa – 26 de septiembre al 16 de octubre

Tarde llego a la tertulia. Seres de madera embalados en depósito de tránsito, un velorio que anuncia resurrección. La muestra de esculturas y pinturas de Fernando Rosas tuvo lugar en el Serpa entre el 26 de septiembre y el 16 de octubre. Impresionante (porque impresiona) la vitalidad de las formas y la apariencia de movimiento de seres que parecen estar allí, aunque sólo exista el material que les da consistencia; me pregunto si las momias de Llullaillaco son más humanas que las esculturas de Rosas.

“El misterio y la magia”, resume Guillermo Rigattieri en el texto escrito para la ocasión: “Fernando tiene el don de dominar y entender los materiales y utiliza ese don para crear obras de belleza y calidad conmovedora”.

Ahora allí, aguardando su traslado en el silencio de una sala triste y pequeña. Sí. Impresiona.

 

Leandro Gutiérrez, Peleas perdidas – 17 de octubre al 20 de noviembre

Otra pelea perdida en el Serpa. La nueva muestra de Leandro Gutiérrez, serpiano y amigo. Doce rounds de exploración anatómica, de regreso a lo simple, al dibujo, a la pintura monocroma y a los golpes. Llegué temprano la noche de la inauguración. Los amigos presentes, la pintura, el tango. Mis palabras grabadas en la pared. Relatos de boxeo e historias de derrota. Allí Nico Guardiola programando muestras futuras, Matuco Cosentino compartiendo un abrazo aeromodélico, Juan Manuel Barrientos circulando entre el público, Nico Mendoza contándome acerca de sus nuevas exploraciones fotográficas. Y el Cholo Leandro Gutiérrez debatiéndose en trabado combate contra un oponente elusivo. “Uno contra uno, el héroe y su destino”.

Mientras miraba la muestra y se me cruzaban cientos de dudas, remordimientos y añoranzas por la cabeza, como flashes disparados con violencia sobre el ring, recordé algo que aprendí de alguna conversación con el Cholo: a veces hay que saber parar el pensamiento, como quien detiene una trompada directo a la mandíbula. Comprendo ahora que, otras veces, es mejor dejarse golpear, caer en la lona de la introspección y valorar, finalmente, la virtud de mantenerse parado.

EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Zerpa en el Serpa y Perdido en el Tao (El Serpa, junio/julio 2014)

Zerpa en el Serpa

No busques, porque llegará cuando menos lo esperes
Bruce Lee, El Tao del Jeet Kune Do

El viernes 13 de junio de 2014, el profesor Fabio Zerpa se hizo presente en el Serpa, espacio de arte. En una sala repleta, ya entrada la noche y con muchas expectativas por parte de los asistentes, Zerpa ingresó con su compañera y se vio pronto rodeado de un séquito improvisado que lo invitó a observar la muestra realizada especialmente para la ocasión y acomodarse posteriormente en una silla para impartir su charla sobre “Los OVNIS en el siglo XXI y en el gran cambio de la humanidad”. Pinturas de los cuatro fundadores del Serpa, ilustraciones y una criatura aportados por dos artistas invitados, hacían imagen la temática OVNI que el profesor Zerpa haría Verbo.

Foto tomada del facebook de El Serpa

Sus palabras discurrieron tocando los bordes de temas conexos: OVNIS, mundos invisibles, tiempo, espiritualidad, ética, socialismo, el saber frente al conocer, el amor. Se mostró particularmente entusiasmado por lo que llamó las “caras de artistas” de los asistentes y clamó por una superación de los límites a la percepción.

Allí, cuando –ante la mirada atenta del público– hablaba sobre los contactos con seres de otros espacios o de otros tiempos, del mismo modo que cuando hablaba acerca del amor, la idea que parecía articular el conjunto era una sola: la del encuentro. Su charla fue una clase sobre encuentros, antes que sobre búsquedas. Y los aplausos del final fueron a su encuentro como un guiño que halló complicidad en su sonrisa iluminada.

La encrucijada, entiendo, es parte del camino.

 

Perdido en el Tao

En este silencio podrás ver total y nuevamente
Bruce Lee, El Tao del Jeet Kune Do

El viernes 25 de julio tuvo lugar la inauguración de una nueva muestra de Nicolás Guardiola en el Serpa, que llevó por título “Perdido en el Tao”.

La pared central contenía la confesión del artista expositor: “En Diciembre del 2013 vi, desde la terraza del taller, a una pantera y un hombre, cara a cara sobre la cornisa de uno de los techos vecinos. Esa fue la excusa que encontré para comenzar a transitar lo que se transformó en esta muestra.”

Foto tomada del facebook de El Serpa

Las salas contenían nueve óleos en tonos púrpuras, bermellón y algún cielo azul iluminado entre nubes blancas. Si había una historia, ésta no tenía “principio ni fin”. La temporalidad yacía perdida en el Camino. Un hombre y una pantera. Un duelo. Una mujer, un niño y la sabiduría comprimida en ladrillos y adobes. Por encima de todo, el silencio del Símbolo.

En el sector blanco, el maestro Yoda sintetizaba el poder de la Fuerza y Bruce Lee, con su mono amarillo, concentraba toda la energía de su cuerpo en la patada que dirigía al gigantesco Kareem Abdul-Jabbar. Perdidos en el Tao, “adelante, siempre adelante, a cualquier parte” –como aconsejaba la Emperatriz Infantil al joven Bastian en La historia sin fin.

“En posición del gran símbolo” (Nicolás Guardiola, 2014 – óleo s/tela, 100 x 100 cm)

Escribe Bruce Lee en El Tao del Jeet Kune Do que la verdad no tiene camino. La Vía no es, necesariamente, una dirección. No es el espacio la única medida. “Los OVNIS no son viajeros del espacio”, decía Fabio Zerpa en el Serpa, “sino viajeros del tiempo”. Poco importa la investigación o la erudición aquí, lo que permanece es el Símbolo. Y el Símbolo es lo inefable.

***

Otra muestra de Nicolás Guardiola. Otra jornada en el Serpa. Un brindis y una última confesión que parece, más bien, una invitación:

Sigo perdido, sigo ignorante, sigo atento.
Por eso encuentro. (Nicolás Guardiola)

PERDIDO EN EL TAO
MUESTRA DE PINTURA DE NICOLÁS GUARDIOLA
Desde el viernes 25 de julio hasta el sábado 9 de agosto de 2014
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook
Nicolás Guardiola: sitio web

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Pisar el palito – Nicolás Mendoza (El Serpa, mayo 2014)

Preludio

El año serpiano comenzó con dos muestras grupales: Imágenes seudónimas (29 de marzo-23 de abril) y Conexo (26 de abril-14 de mayo). En ambas, la exploración pareció centrarse en la figura humana, pero, por sobre todo, en el rostro y en la mirada, como si el puente construido por el Serpa (o, más bien, esa puerta abierta que desdibuja, no sólo el adentro y el afuera, sino también la separación entre el artista expositor y el creador asistente), hallara una expresión contundente a través de los ojos del óleo, el acrílico y la acuarela. (“Lo que vemos, lo que nos mira”, escribía un conocido teórico del arte). La obra como centralidad parece deducirse del carácter seudónimo adjudicado por el primer grupo, no ya al autor, sino a la imagen (¿imágenes que se ocultan detrás de sospechados autores?); pintar desde el abono del mundo (según el subtítulo de Conexo, muestra de Lucho Galo y Omar Isse) parece situar la obra en su justo contexto humano: “La ignorancia es tierra fértil/se transforma conociendo,/y la forma que va siendo,/es la que vamos a cantar”. La conexión entre obra y autor, entre imagen y mundo, entre lo que vemos y lo que nos mira, está allí, comoquiera que se la conceptualice. En el Serpa, esta relación iba a ocupar una posición privilegiada una vez más en la exposición que se inauguraría a continuación, esta vez alejada del lienzo y de la madera, y acaso más centrada que nunca en las formas de la mirada.

 


.

.

.

.

.

.

..

Pisar el palito

Nicolás Mendoza, fotógrafo serpiano que también trabaja con los artistas y pacientes del Hospital Borda, inauguró su nueva muestra de fotografías, Pisar el palito, el sábado 17 de mayo.

Nos habíamos encontrado con Lili un rato antes y, cuando aún no eran las ocho de la noche, ya estábamos en el Serpa, recibidos por los serpianos y por conocidos y desconocidos que comenzaban a llenar el espacio a pesar de que afuera comenzaba a sentirse el frío otoñal. Allí estaban también los integrantes del taller de historieta de los sábados (fundadores del fanzine Perro Quemado) junto con su coordinador, Claudio Ramírez. Y, por supuesto, también estaba allí el hacedor de la muestra, Nico Mendoza (Pichuqui).

Abrazo con él, saludos por aquí y por allá, Pablo del Borda contando historias detrás de las fotos, inauguración del Sector Blanco (en esta oportunidad, con una perturbadora imagen de Sean Connery en una película de John Boorman). Y como pegamento, la muestra: fotografías a tamaño extenso, dispuestas en las dos salas de la galería de planta baja, que retrataban a pacientes del Borda en diversas circunstancias y actividades.

Lo característico de las fotografías expuestas es no sólo una técnica impecable (más llamativa tratándose de obras en color, un género difícil que suele ser mal aprovechado), sino sobre todo lo auténtico de la mirada, de esa interpretación honesta y creativa sobre situaciones cotidianas, pero también sobre poses deliberadas, que da al conjunto una coherencia más allá de las consignas, más allá de los contornos establecidos.

Creo que, como pocas veces escribiendo las crónicas, me encuentro con que las imágenes hablan por sí mismas y mis palabras, en alguna medida, sobran. Lo que no sobra, en todo caso, son las palabras de Pichuqui, quien con tierna poesía nos hace pisar el palito:

Fotografía tomada por Liliana Navarro

PISAR EL PALITO
MUESTRA DE FOTOGRAFÍA DE NICOLÁS MENDOZA
Desde el sábado 17 de mayo hasta el sábado 7 de junio de 2014
EL SERPA espacio de arte – Pringles 1488
Palermo
Entrada libre y gratuita

El Serpa: blog y facebook
Nicolás Mendoza: flickr

Fotografías tomadas por Nicolás Mendoza la noche del cierre de la muestra (7 de junio): 

 

Publicado en Aclarame la línea, Crónicas del Serpa | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario